Cultura

7 acciones que demuestran que eres un hombre frustrado con su vida

published by El Personalista

hombre-fuerte-emocionalmente- nombre-frustrado

Si últimamente te sientes harto de tu vida, no sales de tu zona de confort y sueñas, pero no trabajas por tu éxito, es porque eres un hombre frustrado.

Has llegado a este punto porque no te valoras y menos te respetas.

La frustración se define como el sentimiento que genera una persona cuando no puede satisfacer un deseo que había planeado.

Te recomendamos:

5 formas en las que un hombre inteligente consigue oportunidades de éxito

5 señales de que no te estás dando el lugar que mereces

Encuentra en el Facebook de Personalista más contenidos similares

Estar frustrado es vivir en un estado de tensión emocional, porque quieres lograr tus objetivos, pero no puedes o no haces nada para cambiar.

Tal vez, creas que no es tu casa o que todo está “perfecto” en tu vida, pero si te sientes de la siguiente manera es porque estás frustrado y no sabes cómo salir de ahí:

7 acciones que demuestran que eres un hombre frustrado con su vida

1. Tu vida no te entusiasma.

Hasta te aburre y te desespera, pero te conformas con ella, porque crees que nunca podrás mejorarla.

Ni siquiera lo intentas y menos modificas hábitos para lograr nuevas cosas, simplemente te quejas y te enojas por la vida que te tocó.

huna-perdon-mentalidad-fuerte
Unsplash/Janosch Diggelmann

2. No das el primer paso.

Eres un hombre talentoso en el cuerpo de un hombre débil y temeroso, porque nunca te atreves a salir de tu zona de confort y menos a dar el primer paso.

No valoras tu potencial, solo te dedicas a ver el fracaso o las razones para no perder todo lo que tienes.

Sin embargo, no te das cuenta que aún no logras aquello que te deseas y solo temes atreverte.

3. Te tomas todo personal.

Cuando alguien está frustrado con su vida, siempre cree que los demás lo atacan, señalan o se burlan.

Por esto, siempre estás molesto por los señalamientos de otros, pero solo son ideas tuyas.

Incluso, cuando te apoyan y te dan una crítica constructiva o te orientan, tú los ignoras porque crees que solo te harán hundirte.

Pero no puedes ver que te están dando la mano para salir del hoyo en donde te metiste.

4. Buscas quién te la pague.

No solo estás enojado todo el tiempo, también buscas con quién desquitarte o soltar tus frustraciones.

Buscas que alguien más pague por tus errores, cuando deberías verte al espejo y hacer cambios importantes en tu vida. 

5. Crees que no tienes un problema.

Sí, tu vida no te entusiasma ni te hace feliz, pero no es cosa tuya, sino de los demás que no permiten lograr tus metas.

Tú estás bien y no necesitas cambiar porque no tienen ningún problema.

Sin embargo, si sigues sin lograr lo que deseas, todo te sale mal o siempre te quedas a medias, es porque estás eligiendo el camino incorrecto.

El primer paso para resolver un problema, es reconocerlo.

6. No tienes límites.

Te has hecho a la idea de que si quieres alcanzar tus objetivos tienes que hacer cualquier cosa para lograrlos.

No importa qué tengas que hacer, a quién debas lastimar o cuánto te debas humillar para lograrlo.

Lo estás intentando, pero de la forma incorrecta y con el tiempo te sentirás más frustrado, porque “trabajas mucho”, según tú, pero en realidad no lo haces. 

7. Sientes que no eres capaz de lograr tus objetivos.

Estás frustrado con tu vida porque te has enfocado en prestarle atención a la vida de otras personas, a envidiar y compararte en todo momento.

Te sientes inferior porque no tienes lo mismo que ellos, pero solo estás viendo lo de afuera, no consideras el tiempo y el esfuerzo que les costó para llegar a la cima.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista