Cultura

7 señales de que es hora de cambiar tu vida

published by El Personalista

hombre-barba-pensando inteligencia emocional cambiar

Por lo general, hay algún catalizador (o varios) que llevan a alguien a tomar la decisión de cambiar su vida.

Desafortunadamente, vemos muchas señales que nos indican que nuestra vida no es la mejor, pero insistimos en no verlas o esperar a hacer un cambio importante.

Te recomendamos:

3 comportamientos que te hacen tener menos dinero y cómo evitarlos

7 razones por las que ella siempre regresa a tu lado (aunque no te quiere)

La clave para entender lo que está pasando en nuestra vida es reconocer cómo nos sentimos.

Si nos sentimos ansiosos, desc ontentos o amargados, podría ser la forma en que nuestro cuerpo nos diga que es hora de probar algo nuevo…

7 señales de que es hora de cambiar tu vida

1. Te sientes mal al pensar en tu trabajo.

Gran parte de nuestro día y semana se pasa en el trabajo, esa sensación de pavor cuando te despiertas o cuando el fin de semana se acerca es una señal segura de que algo no está bien.

Tómate un tiempo para averiguar qué es lo que temes de tu día en el trabajo y diseña un plan para cambiarlo.

Sí, son tiempos difíciles y no puedes abandonar tu trabajo solo porque sí, pero si ya no estás a gusto es momento de buscar un plan B.

2. Vives en el pasado o sueñas con el futuro.

Enfocarse en tiempos mejores, ya sea del pasado o el futuro, podría ser una señal de que estás tratando de escapar del presente.

No es raro soñar con una vida mejor y soñar puede ser bueno. Pero cuando el sueño toma el lugar del presente cuando existe un problema.

Necesitas enfrentar tu presente para seguir adelante.

3. Los demás te piden que te relajes.

Si tu pareja, familiares, amigos y conocidos por igual te dicen que necesitas un descanso o relajarte, tal vez sea el momento de averiguar qué hay detrás de ese comentario.

“Necesitas relajarte” es el argot de “supéralo”. Así que cuando lo oímos una y otra vez, probablemente nos estamos aferrando a algo que necesitamos dejar ir.

4. Estás celoso del éxito de los demás.

Los celos son una señal de descontento con nuestra vida y no tienen nada que ver con el logro de otras personas.

Es difícil ser feliz por los éxitos de otras personas cuando nos sentimos atrapados en nuestra vida.

Es hora de preguntarte qué es lo que te están diciendo tus celos.

5. Despiertas cansado.

Despertar cansado es una señal de descontento, no necesariamente con el trabajo sino con la vida en general.

Es difícil descansar adecuadamente con preocupación y angustia en nuestras vidas.

Cuando vivimos en un estado constante de cansancio, puede significar lucha continua en nuestra vida.

También indica que estamos cansados de luchar y estamos dispuestos a admitir la derrota. En lugar de rendirte, piensa en lo que puedes hacer para volver a encarrilar la situación.

6. Estás inquieto.

La sensación de la necesidad de hacer algo o de ir a algún sitio es una clara señal de que la creatividad está siendo sofocada, y algo debe cambiar.

La incapacidad para estar contento y estar sentado quieto puede sugerir que hay algo más que se supone que tienes que hacer.

Si estás inquieto, necesitas descubrir lo que tu cuerpo te está diciendo.

7. Quieres algo mejor, pero no luchas por ello.

Pensar que hay algo más o algo más grande suele significar que hay nuevas oportunidades en el horizonte.

Mantente abierto a las cosas que están despertando la pasión y la creatividad y síguelas. El destino a lo mejor sabe exactamente lo que necesitas.

La decisión de hacer cambios puede ser inmediata, pero el cambio en ti mismo no siempre ocurre tan rápido.

No dejes que eso te impida seguir adelante. Incluso los pasos más pequeños pueden ayudar a reducir los sentimientos negativos y mantener alta la motivación para el cambio.

Lo importante es hacer algo ahora mismo, porque tus únicas opciones son aceptar el cambio o aceptar las cosas como son.

Necesitas cambiar para lograr la vida que quieres.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista