Cultura

5 cosas que aprendes al ser egoísta y dejas de complacer a los demás

published by El Personalista

no-depender-tecnología-Personas que te desagradan-hombre- errores tontos egoísta

Por mucho tiempo nos ha hecho crear que ser egoísta es algo malo, pero la realidad es que es un acto de cuidado y de amor propio.

Nos han hecho pensar que ocuparnos primero de nosotros y después de los demás no es algo “positivo”, pero solo quieren meternos esta idea para complacer a otros.

Te recomendamos:

Este es el tipo de hombre que una mujer inteligente quiere tener a su lado

7 cosas que te dirán que ella te extraña y quiere estar a tu lado

Sí, debemos protegernos primero a nosotros y después ser empáticos con los demás. Ser egoísta no es igual a desear o provocar daño.

Debes tener muy claro que, si tú no cuidas de ti mismo, nadie más lo hará. Y que muchos te exigirán que los cuides, pero no se preocuparán porque tú estés bien.

Si quieres prosperar, aprovechar todo tu potencial y construir la vida que siempre has deseado, necesitar a preocuparte más por ti y dejar el qué dirán:

5 cosas que aprendes al ser egoísta y dejas de complacer a los demás

1. Eres tu mejor amigo.

Pasamos mucho tiempo tratando de hacer felices a los demás y atendiendo sus necesidades. Nos olvidamos de la única persona que está con nosotros 24/7, nosotros mismos.

Perdemos el contacto con nuestro proprio ser y esto provoca que no nos sintamos cómodos con lo que somos y no veamos todo nuestro potencial.

Sin embargo, cuando eres egoísta te tomas el suficiente tiempo para conocerte y valorarte. Entiendes que eres tu mejor amigo y un gran aliado.

Si tú te apoyas y te superar a ti mismo, nada ni nadie podrá vencerte.

2. Tienes mejores relaciones.

Cuando te concentras en cuidarte y valorarte, la niebla que empaña la visión que tienes de ti mismo, comenzará a desvanecerse.

Tendrás una percepción totalmente nueva de ti mismo, y esta imagen positiva, atraerá a las personas adecuadas hacia ti.

Te darás cuenta de lo que te mereces en las relaciones, y dejarás atrás lo que ya no sirve a tus intereses.

3. Tu salud mejorará.

Cuando somos egoístas nos enfocamos en cuidarnos más, desde el interior hasta cada cosa que nos mortificaba en el exterior.

Comienzas a desintoxicarte de los malos hábitos, las personas tóxicas y los malos alimentos.

Ponerte a ti mismo en primer lugar te da la libertad de explorar prácticas de vida más saludables como la meditación, el cultivo de tu propia comida, la preparación de más comidas en casa, el ejercicio, mejores amistades, etc.

Nada es más importante que tu salud, y cuando dejas de complacer a los demás, comienzas a ver resultados positivos en tu apariencia y en tu sentir.

4. Tienes el valor para luchar por tus sueños.

La mayoría de las personas pasan años atormentados en trabajos que no los hace felices y que solo les ayuda a pagar las cuenta.

Sin embargo, cuando eres egoísta no te importa perder todo para luchar por lo que realmente quieres y mereces.

Si no te conformas, serás capaz de escuchar a tu corazón y buscar tu propio camino, aquel que te dé retos, pero también mucha felicidad.

5. Cambia tu mentalidad.

Es decir, al pensar en lo mejor para ti, te das cuenta de que la estabilidad emocional y la salud mental son dos pilares que deben estar presentes en tu vida y en tu éxito.

Tu mentalidad cambia porque ahora te enfocas en complacerte a ti y no llenar los bolsillos de otros. También te alejas de las expectativas y perfección.

Porque tienes claro que debes hacer las cosas porque te apasionas y no para quedar bien ante el mundo.

Incluso, tienes muy presente que tú único límite eres tú y que si te lo propones puedes ser un hombre imparable que va por todo.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista