Cultura

5 frases que dice un manipulador para engañarte

published by El Personalista

trucos-cuidar-cabello-chino luchar potencial un manipulador engañarte manifestar

Así busca engañarte una persona que quiere aprovecharse de ti y de tu talento…

Un manipulador es una persona que busca aprovecharse de otra, solo piensa en sí misma y cada acción que realiza la hace por conveniencia.

Este tipo de persona siempre se basa en decir palabras o frases que te hagan sentir mal o que cambien las cosas a su favor.

Te recomendamos:

7 cualidades que tiene un hombre visionario

7 señales de que su amor no es real (solo está jugando contigo)

Encuentra en el Facebook de Personalista más contenidos similares

Aún estás a tiempo de darte cuenta de que alguien te está manipulando y que quiere engañarte, es importante que escuches sus palabras y te defiendas de ellas.

Lo importante es que no reacciones de una forma agresiva o impulsiva, sino que dejes que se “desahogue” o te ataque para responderle con inteligencia y acabar con juego.

5 frases que dice un manipulador para engañarte

1. “Me estás haciendo sentir mal”.

Esta es una frase que utilizan para hacerte creer que tú eres el problema, porque suelen decirla después de hacer algo en tu contra.

Quiere engañarte y hacerte creer que él es la víctima, pero él fue la persona que tuvo el error.

Antes de gritarle que está equivocado, que es un mentiroso o que lo has descubierto, cálmate y respira. Necesitas estar tranquilo para que las cosas no se pongan en tu contra.

Puedes usar una frase como:

Lamento que te sientas de esta manera, soy un hombre inteligente que sabe aceptar sus errores, así que no lo volveré a hacer”.

Con esta respuesta le estás dando una cachetada con guante blanco, porque le estás diciendo lo que él no es y lo que tampoco es capaz de hacer.

Se sentirá más molesto porque tú tuviste el valor de enfrentar la situación y quedaste mejor parado ante ella.

2. “Creo que me equivoqué”.

Tal vez, nunca veas a un manipulador disculpándose o al menos, no de una forma sincera, si lo hace es porque quiere engañarte o seguir aprovechándose de ti.

Podrá disculparse cada vez que se equivoca, el problema es que repite el mismo error una y otra vez, lo peor es que jura que está muy arrepentido, pero no lo demuestra.

Por esto, suelen usar frases como “creo que me equivoque”, “no sabía lo que hacía” o “me confundí”.

Es decir, no está aceptando la culpa ni tampoco se muestra arrepentido por sus errores. Por esto cuando te pida disculpas respóndele así:

Creo que no estoy listo para perdonarte”, “tus palabras dicen mucho, pero tus acciones me demuestran poco” o “necesito tomarme un tiempo para olvidarlo”.

No aceptas su disculpa vacía y le demuestras que sabes qué clase de persona es.

3. “¡Te estás confundiendo!”.

No importa si tienes pruebas de su engaño o mentira, siempre asegurará que él no era, no tuvo la culpa o las circunstancias lo orillaron a jugar contigo.

Así que, aferrarte a probarle que está equivocando solo provocará que tú te molestes más y que él se sienta ganador.

Lo mejor es contestarle: “Tienes razón, no eres él único, existen muchas personas mentirosas en el mundo”.

Así das por concluida la conversación y le das la razón de una forma en la que exponga sus engaños.

4. “¿Por qué actúas como un loco?”

Cuando un manipulador se siente expuesto o en peligro suele voltear las cosas y hacerte creer que no tiene sentido tu enojo o que no deberías molestarte porque te engañó.

Quiere jugar con tu mente y hacerte pensar que está mal alzar la voz, no permitir sus engaños o creer sus mentiras.

Lo mejor en este caso es callar, ¡ojo!, no le estarás dando la razón, simplemente pelear con él te hará sentir más frustrado.

Sin embargo, si te quedas más callado, él se verá cómo la persona que ataca a alguien que expresa sus emociones y trabaja en su salud mental.

5. “Tú me hiciste hacer esto”.

Con esta frase buscan una vez más culpabilizarte por sus acciones, están diciendo que ellos no tienen el control y que tú lo orillaste a esa acción.

Quieren que pienses que tú eres la razón de su comportamiento. Solo fue una reacción ante un supuesto aprovechamiento de tu parte.

La contestación para este tipo de argumentos es “yo no te obligué a nada”, “el experto en manejar a todos como marionetas eres tú”, “yo no soy el culpable de tus malas decisiones”.

La clave está en que te mantengas firme, no cedas ante su tristeza, llanto o victimismo.

Déjale claro que tú no entras en su mente y lo obligas a hacer nada, él es así porque lo decidió y debe aceptar las consecuencias de sus actos.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista