Cultura

7 acciones que indican que te estás saboteando

published by El Personalista

puños manos enojado saboteando

Todo el mundo tiene malos hábitos y defectos, pero si eres un hombre que no confía en sí mismo ni en su talento, podrías estar saboteando todo lo que haces en tu vida.

Probablemente, tú crees que haces todo lo posible para alcanzar tus metas y que das tu 100%, sin embargo, tus acciones dejan mucho que desear y solo demuestran que no te crees capaz.

El autosabotaje son aquellas acciones, comportamientos o pensamientos que realizamos (de forma inconsciente o consciente) para impedir algún objetivo importante en la vida.

Te recomendamos:

5 razones por las que ella no te busca (aunque le gustes mucho)

5 formas de acariciar y enloquecer a tu pareja (cuando están a solas)

Encuentra en el Facebook de Personalista más contenidos similares

Tenemos todo para alcanzarlo, trabajamos arduamente para lograrlo, sin embargo, algo nos dice que no somos merecemos y por esto, alejamos el dinero, un buen trabajo, el éxito y hasta el amor.

Es muy probable que si tienes creencias que te limitan, pensamientos equivocados y una mentalidad negativa te encuentres saboteando tu éxito y por eso no logras aún tus metas.

Tal vez, creas que no es tu caso y que estás en el camino correcto, pero si llevas mucho tiempo trabajando en convertirte en el hombre que siempre has deseado ser y no lo has logrado, es porque te estás saboteando.

A continuación, te diremos las razones que demuestran que eres tu peor enemigo:

7 acciones que indican que te estás saboteando

1. Rompes las promesas que te hiciste.

Es malo que no seas capaz de respetar tu palabra y cumplir las promesas que le hiciste a otras personas, pero es peor que no seas capaz de cumplirte a ti mismo.

Si ni siquiera tú mismo eres capaz de valorar tus palabras ni de hacer lo mejor por ti, es una clara señal de que te estás saboteando.

Porque no eres capaz de confiar en ti.

2. Luchas contra ti mismo.

No solo es difícil cumplir tus propias promesas tampoco eres capaz de respetar tus límites. Un día te respetas y haces lo mejor por ti.

Pero al siguiente eres el primero que se da la puñada y se termina lastimando.

3. Procrastinas en tareas importantes.

Todos tenemos cosas que no queremos hacer o que no son nuestro fuerte, sin embargo, las hacemos o las delegamos para evitar realizarlas.

El problema es que tú no quieres ni hacerlas ni delegarlas, simplemente las dejas para más tarde.

Lo que provoca que con el tiempo se vuelvan más pesadas y fastidiosas.

4. Eliges lo placentero.

Y no lo que te hace feliz o te ayuda a tener éxito. Te vas por el camino fácil y sencillo.

Quieres que las cosas te caigan del cielo o que la suerte esté de tu lado. Sin embargo, nunca pones de tu parte o mueves un dedo para alcanzar tus metas.

5. Buscas excusas.

A todo le encuentras algo malo, no eres capaz de ver las cosas de forma equilibrada, para ti todo es bueno o muy malo.

Por esta razón no eres capaz de desarrollar tus proyectos, porque solo ves que puedes perder.

6. No puedo hacerlo.

Vives casado con la frase “no puedo hacerlo”, incluso, no solo no puedes tampoco quieres, porque te otra forma ya hubieras encontrado la manera de hacer las cosas.

7. Te comparas con los demás.

Una forma clara de saber que te estás saboteando es que vives comparando tu vida con las personas que están en tu entorno.

Siempre criticas lo que ellos tienen y tú no, pero no haces nada para alcanzar tus metas o luchar por obtener la mitad.

Solo te quejas y crees que no eres suficiente para obtener lo mismo que las personas que te rodean, pero no es falta de talento, sino de seguridad.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista