Estilo

7 claves para distinguir un perfume original de uno falso

published by El Personalista

lociones-razón-perfume-no dura perfume original

Si estás a punto de invertir tu dinero en un perfume original debes tener cuidado, porque podrías llevarte una sorpresa y adquirir uno falso.

Obviamente, debes comprarlo en una tienda que te brinde confianza, porque créenos que en una página de Facebook no encontrarás un perfume original.

Te recomendamos:

5 errores que debes evitar al usar corbata

10 frases que debes recordar cuando el éxito se ve inalcanzable

Encuentra en el Facebook de Personalista más contenidos similares

Te van a asegurar que es 100% auténtico y que son distribuidores oficiales, pero la realidad es que solo quieren engañarte.

Por esto, al adquirir un perfume debes prestar atención a algunos detalles para que así te lleves uno original y no termines con un falso y sin dinero.

Ten presente que lo barato sale caro, así que no tires tu dinero a la basura:

7 claves para distinguir un perfume original de uno falso

1. El celofán.

Un vistazo al plástico que envuelve el perfume basta para percatarte de que es falso.

En los originales el celofán tiene cuerpo, los pliegues son exactos y queda adherido al embalaje.

En uno falso, suele ser fino y quedar aire entre el cartón y el celofán. Se nota fácilmente porque al frotarlo, suena.

2. El estuche.

Todo cuenta; el brillo, la impresión impecable de las letras, la generosa textura del cartón que se ve a través del celofán…

En uno falso, las cajas dan una impresión más chusca. El cartón es de peor calidad, de menor gramaje.

También sucede con el ensamblaje del interior y que impide que la botella se mueva durante los traslados.

Una marca de lujo jamás lanzaría una caja mal hecha.

3. El frasco.

En los verdaderos, el cristal es de calidad, liso, transparente y de una pieza, para evitar pegamentos que puedan contaminar el perfume.

En los falsos notarás un pequeño relieve. Es la unión de las dos partes del frasco, se hacen con dos moldes y se pegan.

Además, el tubo dispensador suele estar muy curvado. Se debe a que en el punto de fabricación, todos los dispensadores se cortan a la misma altura.

Pero no todos los frascos son iguales, por eso, en muchos caso sobra mucho tubo dispensador.

4. El etiquetado.

La ley obliga a todos los fabricantes a desglosar los ingredientes de cualquier cosmético. Los perfumes no son una excepción.

Si no vienen en el exterior de la caja, vendrá el símbolo de un libro que quiere decir que están en el interior. En las falsificaciones, puede no estar.

Y puede que tampoco esté el número de lote ni el código de trazabilidad, que es un código diferente al código de barras y que pone el fabricante para saber qué recorrido ha tenido ese producto desde su fabricación.

5. Duración.

Aunque algunas imitaciones consiguen obtener aromas muy similares al perfume original, éste dura sólo unas cuantas horas.

Además, los perfumes falsos no suelen tener un buen fijador y pueden dejar una sensación grasosa en la piel.

6. Color.

Otra forma de identificar un perfume original de uno falso, es que el segundo, tiene tonalidades más oscuras o claras que las de las creaciones que pretenden imitar.

En los peores casos, pueden formarse burbujas de aire en la parte superior del líquido.

7. Número de serie.

Debe estar grabado en la parte inferior del frasco. Si está pegado es porque es falso.

En el perfume original coincide con el número en el fondo de la caja. Puede estar tanto grabado como impreso en la caja.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista