Cultura

5 cualidades del hombre que proyecta una buena actitud ante la vida

published by El Personalista

buena-actitud-ante-la-vida-cautivar- fuerte acciones raras saludable

Un hombre que tiene una buena actitud ante la vida es una persona que a pesar de las adversidades maneja sus emociones y experiencias para que no le pongan el pie, lo que le permite mantenerse amable y cálido con su entorno.

Te puede interesar

Este es el tipo de mujeres que los mexicanos prefieren para ser infieles

7 consejos para disfrutar al máximo la vida y los viajes, según Anthony Bourdain

1. Sabe que su realidad no es la única.

Es decir, su perspectiva de vida habla de él, pero lo que otros pueden considerar dependerá de cada una de las personas que se cruzan en su camino.

Así que no va por la vida engañado en que las cosas deben de ser como él cree o desde su idea concebida, sabe que cada cabeza es un mundo y lo respeta.

2. Escucha.

Lo que le permite razonar y entender para construir un criterio más cultivado.

No sólo lo hace como paso mecánico de la comunicación, escucha con disposición genuina por el otro interlocutor.

3. Aprende su entorno.

Es decir, que no sólo aprende de sus errores, sino que ve con humildad los errores de otros no para burlarse o sentirse superior, sino para aprender de las experiencias ajenas.

Esto le ayuda a ganar conocimiento o, al menos, ecuanimidad ante la vida pues habrá visto que no siempre es lo que parece o los planes pueden ir en contra de las voluntades y el esfuerzo.

4. Asume su vida y no carga la de otros.

No se ofende por circunstancias que afectan a terceros, así que su equipaje emocional está libre de desgastes que no tienen que ver con sus propias situaciones.

Enfoca su energía física, mental y espiritual en lo que sabe que puede manejar, es decir, lo que está en sus manos. Lo que le ahorra una buena distorsión de la realidad pues no asume que la gente le hace la vida imposible, al contrario, conoce el poder de sus decisiones para salir adelante.

5. Trabaja en sus «defectos».

Eso de esperar sentado a que la vida se le resuelva o que alguien lo resuelva por él, es absurdo. Un hombre con una buena actitud ante la vida asume su responsabilidad.

Se sabe virtuoso pero imperfecto, así que donde es su talón de Aquiles, toca trabajar para arriesgarse menos.

Todo lo anterior le ayuda a quejarse menos, a no amargarse la vida y a salir adelante a pesar de no controlar TODO lo que lo rodea. Se enfoca en lo que sí misma y decide.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

published by El Personalista