Cultura

5 momentos bochornosos en citas y cómo salir de ellos

published by El Personalista

Momentos embarazosos

Todos hemos pasado por momentos embarazosos con familiares y amigos, pero no hay nada peor que uno cuando estás tratando de impresionar a alguien.

Te recomendamos – Guía de estilo: 5 chamarras que son tendencia este otoño

Recopilamos 5 momentos de pena en citas y te decimos cómo sobrellevarlos:

 

1. Te echaste un pedo 

Muchas personas tardan años en sentirse cómodos echándose flatulencias en frente de sus parejas, así que cuando se te sale uno a media cita puede ser causa de incomodidad, nerviosismo y ansiedad. Tienes 2 opciones, la primera y más sencilla es hacer como si nada hubiera pasado, cambias el tema y alzas la voz un poco, podrías hasta fingir que fue la silla rechinando. La segunda opción es más difícil, pero con mejores resultados, te ríes y afrontas la situación como lo que es, un proceso fisiológico perfectamente normal.

 

2. Tu tarjeta de crédito no pasó

Muchas veces esto es inevitable debido a problemas con la terminal o con el banco de tu elección, pero que te pase en una de las primeras citas podrías llegar a pensar que es razón suficiente para que esa persona te deje de ver. Trata de siempre llevar efectivo a un restaurante, aunque hoy en día no es tan mal visto que pague la otra persona.

 

3. Se te pasaron las copas

Muchas veces tendemos a tomar de más cuando estamos nerviosos por impresionar a alguien, pero si no tienes un gran aguante esto puede ser contraproducente. Más aún si tienes que manejar y te ofreciste a llevarla a su casa. Lo mejor por hacer es acompañarla en un Uber a su casa, el coche lo puedes recoger al día siguiente o pedirle a alguien que te acompañe por él.

 

4. Se te ponchó la llanta

La única manera de salir de ésta es muy simple: cámbiala por la de refracción. Toda persona que tenga un coche debería saber cómo cambiar una llanta, ¡no es tan difícil! Además, Google y Youtube tienen mil maneras de enseñarte.

 

5. La quisiste besar y se quitó

Tienes que medir la situación y captar las señales sobre si está lista para un beso. Si son señales muy confusas y te decides lanzar, está bien, pero tienes que tener varias escapatorias en mente por si te llegan a rechazar. La primera es fingir que no la querías besar, que más bien ibas por un abrazo o a quitarle una pestaña, la técnica es medio tonta pero llega a servir. La segunda opción es más difícil y un poco complicada si te estás muriendo de pena, pero puedes pedir perdón y aclarar que te dejaste llevar y entendiste mal sus señales. Así, la próxima vez estará obligada ella a besarte a ti.

 

Teniendo en cuenta estas 5 situaciones embarazosas ya estás del otro lado.

Te recomendamos:

Esta es la manera correcta de combinar unos tenis según tu outfit

5 lecciones de estilo que puede copiarle a Zac Efron

¡Danos Like en Facebook!

published by El Personalista