Nutrición

Vitaminas y minerales que contiene un buen suplemento alimenticio

published by admin

indredientes del suplemento alimenticio

Cuidar nuestro cuerpo debe ser una prioridad toda la vida, pero cuando pasamos de los 40, se vuelve especialmente importante para asegurar una óptima salud los 40 años que nos restan.

Cumplir 45 años es el momento ideal para hacer un alto y evaluar lo que comemos, para asegurarnos de contar con los nutrientes más importantes.

Por eso, consumir un suplemento alimenticio se vuelve vital para tener la certeza de que estamos dándole a nuestro cuerpo todo lo que necesita para seguir siendo la máquina perfecta que ha sido toda tu vida.

Si ya estás convencido de agregar un suplemento alimenticio a tu dieta, asegúrate de que contenga estos nutrientes esenciales para la salud:

-Calcio.
Tus huesos absorbieron la mayor parte del calcio que necesitan antes de los 30 (esperamos que hayas consumido suficiente), pero la salud ósea no es la única función de este mineral en el cuerpo.

El calcio es necesario para la contracción muscular y el funcionamiento de tu sistema nervioso, así como de varias reacciones bioquímicas. Si tu cuerpo no consume el calcio necesario, entonces empieza a robarlo de tus huesos, debilitándolos. La dosis diaria de calcio que obtienes de un suplemento como Boost te garantiza que tus huesos permanezcan sanos y que ese calcio se vaya directo a los otros órganos que lo necesitan.

Alimentos ricos en calcio

Shutterstock / Evan Lorne

-Fósforo.
La función principal del fósforo es la formación de tejidos. En la infancia se concentra en la formación de huesos y dientes, permitiéndonos crecer. Después de los 40 se concentra en la conservación y reparación de células y tejidos. El fósforo también tiene un papel importante en la distribución de los carbohidratos y las grasas en el cuerpo, además de formar parte de la sustancia que recubre los nervios para que éstos funcionen correctamente.

-Magnesio.
Después de los 40, este mineral se vuelve fundamental en nuestro cuerpo porque ayuda a regular la presión arterial. También permite que el calcio se absorba de manera correcta, controla la glucosa en la sangre, y tiene un papel importante en ciertas funciones nerviosas, musculares y del corazón.

Magnesio

Shutterstock / bitt24

-Selenio.
Este mineral es antioxidante y, en conjunto con la vitamina E, previene el envejecimiento celular, volviéndose indispensable para evitar el desarrollo de células cancerígenas o enfermedades cardiovasculares.

Vitamina D.
La principal fuente de vitamina D es el sol, pero muy pocas personas reciben la dosis que necesitan. A partir de los 40, la vitamina D se vuelve esencial en el cuerpo para prevenir enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer. Durante toda nuestra vida, la vitamina D regula el equilibrio del calcio y el metabolismo del fosfato, además de fortalecer el sistema inmunológico.

-Vitamina C.
Además de ayudarte a prevenir resfriados, la vitamina C es responsable del crecimiento y reparación de tejidos como cartílagos, huesos, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Además contribuye a la formación de cicatrices y la correcta absorción del hierro. Pero ahí no acaba su trabajo… La vitamina C también es un antioxidante que bloquea el daño causado por los radicales libres, manteniendo la salud a nivel celular.

Vitamina C

Shutterstock / Evan Lorne

-Vitamina E.
La vitamina E es un gran antioxidante, pero sus funciones van mucho más allá de retrasar el envejecimiento. La vitamina E es responsable de que las vitaminas A y C, y el selenio lleguen a donde deben llegar y que no sean eliminadas por el cuerpo. Además previene la formación de coágulos sanguíneos, protege los pulmones, facilita la circulación del oxígeno en la sangre, mantiene los glóbulos rojos en buen estado y permite que el hígado y los músculos realicen sus funciones metabólicas. Además claro, de contribuir a que nuestra piel y cabello se mantengan sanos.

-Vitamina K.
Una vitamina que suele pasar desapercibida pero que, después de los 45, se vuelve indispensable. La vitamina K es responsable de la coagulación de la sangre y ayuda a mantener la salud de los huesos cuando ya no están absorbiendo el calcio que comemos.

Todos estos nutrientes se encuentran en los alimentos más sanos de nuestra dieta: vegetales verdes, frutas, salmón, almendras, etc. Pero… ¿puedes estar 100% seguro de que estás consumiendo la cantidad necesaria?

indredientes del suplemento alimenticio

Shutterstock / Lumen Photos

La forma más fácil de asegurarnos un consumo saludable y preciso de estos nutrientes es a través de un suplemento alimenticio que garantice que todos los días recibas una dosis de cada uno, para que, complementado con una alimentación balanceada, sume la cantidad necesaria para el buen funcionamiento de tu cuerpo.

published by admin