Nutrición

3 hábitos que debes empezar a los 40 y agradecerás a los 50

published by Israel Díaz

Hábitos de un hombre saludable

La vida pasa muy rápido y cuando nos sentimos mejor es cuando más nos deberíamos cuidar. Cuando estamos en ese momento de la vida en el que tenemos un conocimiento más claro sobre quiénes somos, qué queremos y cómo podemos proveernos todo aquello que nos hace bien.

Este período es decisivo en cuanto a la forma como queremos vivir los años que están por llegar. Es el momento adecuado para adoptar hábitos más saludables y tomar decisiones inteligentes sobre cómo queremos y debemos cuidar nuestra mente y cuerpo.

Por esto te compartimos los tres hábitos clave que debes asumir a los 40 años y que agradecerás después de los 50.

1. Dejar de fumar
Las estadísticas revelan que los hombres que dejan de fumar antes de los 40 reducen hasta un 90% el riesgo de mortalidad.

Además, cuando eliminas este mal hábito también evitas el envejecimiento prematuro de la piel y el daño de tus dientes y encías, disminuyes el riesgo de sufrir un paro cardíaco y enfermedades mortales como el cáncer del pulmón o la laringe, te sientes con más energía y vitalidad, y hasta reduces el riesgo de padecer disfunción eréctil.

Hombre saludable

Shutterstock/ mimagephotography

2. Comer adecuadamente
Adoptar una alimentación saludable consiste en consumir una variedad de alimentos que te brinden los nutrientes que necesitas para estar sano, sentirte bien y tener la energía suficiente para cumplir con tus responsabilidades diarias.

Además, desde los 40 años tu organismo experimenta cambios que afectan su funcionamiento, como la acumulación de grasa corporal y la pérdida de masa ósea, y esto será necesario contrarrestarlo con un régimen alimenticio más sano y el suministro extra de vitaminas esenciales (vitamina B12, calcio, vitamina D, magnesio y potasio).

desayuno saludable

Shutterstock / margouillat photo

Agregar un suplemento alimenticio a tu dieta puede ser la diferencia entre sólo comer y alimentarte. Así que considera hacer de la buena nutrición un hábito para que nunca te falten los elementos necesarios para que tu cuerpo siga respondiendo como esperas.

3. Hacer ejercicio todos los días
¡Muévete! Practica algún deporte, camina, nada… mantente en movimiento y realizando actividades que impliquen cierto esfuerzo físico. Esto te ayudará a conservar tus músculos en buen estado y a asimilar mejor los nutrientes que consumas.

Hombre corriendo

Shutterstock / Rido

Recuerda que los beneficios que obtendrás no sólo serán físicos, sino emocionales: hacer ejercicio te ayudará a mantener tu autoestima en alto y a liberar la carga de estrés que puedes acumular en tu día a día.

published by Israel Díaz