4 Momentos en los que el whisky es ideal para brindar

Cuando estamos rodeados de nuestras amistades y nos encontramos celebrando, amerita servir en nuestro vaso un trago que nos acompañe con el sabor de la felicidad y para ello, un buen whisky se pinta solo.

 

Su sabor, tradición y el detallado proceso en el que se elabora, hacen del whisky una bebida ideal para acompañar nuestros buenos momentos, Buchanan’s 18 es un claro ejemplo de lo que debe llegar al paladar para decir “¡salud!” con clase y entusiasmo.

 

Estos son 4 momentos en los que el whisky es ideal para brindar:

 

  1. Fiestas decembrinas.

Estamos a nada de despedir el 2017 y si la cena de Navidad es un momento que se comparte con seres queridos, la cena de año nuevo no se queda atrás, Buchanan’s 18 Special Reserve, se pondrá a la altura de ambas galas con un sabor delicado y preciso con notas a madera y nueces.

 

Además, este 2017 fue seleccionado en la San Francisco World Spirits Competition, como el mejor blended scotch del mundo, sin duda una buena forma para nuestro cierre de año y un buen augurio para comenzar el 2018.

 

  1. Festejos de cumpleaños.

Celebrar el año de vida que termina y visualizar con éxito el que comienza es más que un buen augurio, es el momento perfecto para celebrar junto a los que nos han acompañado.

 

Un whisky bondadoso en sabor y olor, hará de la reunión un momento inolvidable.

 

  1. Open House.

Abrir por primera vez las puertas de nuestro nuevo hogar amerita una selección bien pensada de los alimentos y bebidas a ofrecer, el brindis inaugural debe unir a los anfitriones con sus invitados pues es un momento en el que se debe de crear un ambiente acogedor por el nuevo hogar.

 

El Buchanan’s 18 Special Reserve, también sería un grato regalo para los anfitriones cuando nos toque ser invitados.

 

  1. Negocio cerrado.

Si ya tenemos al socio y su firma, lo que sigue es entablar una conversación que despeje el estrés y nos ayude amenizar la noche, un whisky nunca estará fuera de lugar en esta ocasión.

 

Aunque un buen whisky es bienvenido en cualquier momento, los 4 sucesos mencionados anteriormente no pueden pasar al recuerdo sin compartir con nuestros allegados un buen trago de escocés.